Jáchal no se toca

Asamblea Jáchal no se toca

A cinco años del Despertar del Pueblo

Todavía resuenan en la memoria de much@s jachaller@s los llantos por la desazón de no saber si darle de beber agua o no a sus hijos, también resuena la bronca por haber sido abandonados por parte de nuestras autoridades aquel domingo 13 de septiembre de 2015. En donde muchos entraron en pánico porque el Gobernador José Luis Gioja y todos los funcionarios provinciales y departamentales ocultaron ese “primer” derrame, al igual que todos los demás derrames provocados por la mina Veladero.

El día 14 de septiembre de 2015 la Mina Veladero de la canadiense Barrick Gold sacó un comunicado mintiendo: "Ante una serie de versiones infundadas, Barrick desea informar que no hubo contaminación en los ríos que corren en la cuenca del río Jáchal"

Ahí comenzó una serie de ocultamientos e injusticias a las que se sumaron unos mercaderes de la mentira disfrazada de verdad. Quien quiera saber un poco más puede copiar y entrar en el siguiente link https://www.ecoportal.net/temas-especiales/derrame-de-barrick/

Pero no hay mal que por bien no venga, porque eso permitió que el pueblo de Jáchal empezara a despertar del engaño de la “minería sustentable” que las corporaciones mineras junto al Banco Mundial y un grupete de traidores intentaron imponer por estos lares.

Lo que más duele es el manoseo de las instituciones para imponer mediáticamente una mentira disfrazándola de verdad.

Aquí aparece la ONU a través de la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS según su sigla en inglés) que cobró dos millones y medio de dólares al gobierno de San Juan en 2015 para acotar la detección de la contaminación generada por el primer derrame de la Barrick Gold en su Mina Veladero. Detectó la contaminación con cianuro y mercurio tanto en el agua superficial como en el agua subterránea de la cuenca del Río Jáchal, pero no quiso mostrar qué es lo que pasaba con el curso inferior de la cuenca. Sabido es que el Río Jáchal aporta a veces superficialmente y siempre en forma subterránea a la cuenca del Río Desaguadero-Río Colorado que desemboca en el Océano Atlántico.

Tan así fue que hicieron, inclusive, un intento de negar la contaminación, porque el Diario de Cuyo tituló el 1º de octubre de 2015 “Derrame: hay jachalleros que no creen ni en los controles de la ONU”. Ese artículo aseguraba: “La entidad tomó y analizó muestras sobre el caudal del iglesiano Río Blanco, que desemboca en el Jáchal, y los resultados preliminares arrojaron que no había variaciones con respecto a un monitoreo realizado antes del incidente.” Y continuaba aseverando: “Un día después de la fuga, la empresa Barrick y la Policía Minera tomaron muestras sobre los ríos, mientras que OSSE lo hizo sobre la red de agua potable del departamento norteño, que se abastece de una cuenca distinta al río Jáchal. Los estudios fueron analizados por laboratorios públicos y privados y no detectaron niveles de cianuro.”

Esto terminó siendo una grandísima mentira, pero si pasaba pasaba. Y ¿por qué no pasó? Porque desde la Asamblea Jáchal No Se Toca presionamos al Intendente Barifusa para que pague los análisis de agua cuya toma de muestras se realizó el mismo 14 de septiembre de 2015 por la Universidad Nacional de Cuyo de Mendoza (UNCuyo). En donde se constató la contaminación en la cuenca del río Jáchal. Para más información copie y vea el siguiente artículo publicado el 3 de octubre de 2015 http://www.unidiversidad.com.ar/el-derrame-de-la-barrick-mato-el-agua-de-jachal

Los análisis realizados por la UNCuyo sirvieron de base para que no se siguiera con la mentira disfrazada de verdad.

Lo mismo pasó con la Universidad Católica de Cuyo de San Juan (UCC). Varios meses después y ante la indiferencia de las nuevas autoridades al respecto, presionamos hasta que se empezaron a hacer los análisis todos los meses por parte de la UNCuyo. Pero el intendente Vega incluyó a la UCC en los monitoreos de agua que a partir de junio de 2016 realizaban en forma paralela, es decir, las dos universidades tomaban las muestras de agua de los mismos lugares y al mismo tiempo. Es así que las dos universidades detectaron los mismos niveles de mercurio en el segundo derrame ocurrido en septiembre de 2016. Las cantidades de mercurio encontradas específicamente por la UCC fueron de 5µg/L en el Río Potrerillo, 2µg/L en el Río La Palca, 3µg/L en el Río Blanco a la altura de la localidad de Angualasto y 2µg/L en el Río Jáchal a la altura de Jáchal. Pero ésta fue la segunda y última vez que la UCC detectó mercurio en el agua de los ríos que conforman la cuenca del Río Jáchal. Por alguna razón se acabo la búsqueda de la verdad por parte de la UCC. Mientras que la UNCuyo siguió haciendo su trabajo con profesionalismo, dignidad y respeto por la verdad, y volvió a encontrar mercurio dos días después de confirmado el tercer derrame, el 30 de marzo de 2017. Detectó casi el triple de mercurio que se había descubierto en el primer derrame.

Seguramente fue porque desarmaba el relato oficial que había armado el gobernador Sergio Uñac y su Ministro de Minería Alberto Hensel para ocultar ese segundo derrame. El ex gobernador Gioja había intentado hacer lo mismo atacando a la UNCuyo en 2015, amenazándola con detener a los que habían hecho los análisis y a los que los habían difundido. El exgobernador no pudo doblegar el trabajo profesional de la UNCuyo, pero el gober