Jáchal no se toca

Asamblea Jáchal no se toca

La palabra y lo que se dice

El Ministro Nacional de Desarrollo Productivo Matías Kulfas hace una semana afirmó: “En San Juan hay una clara actitud de cuidado ambiental. Ayer estuvimos en la Secretaría de Control Ambiental y vimos cómo en tiempo real observan cada proyecto minero"
Desde Asamblea Jáchal No Se Toca le decimos que es una burrada creer que con las cámaras de seguridad pueden detectar contaminación de las aguas superficiales y las aguas subterráneas.

Las cámaras de seguridad detectan otros tipos de delitos, no la contaminación con cianuro y mercurio en las nacientes del río Jáchal. Es más, ni siquiera con las cámaras de seguridad pueden detectar el contrabando de lingotes de metal doré en los cuales van metales mucho más valiosos que el oro y la plata, que no son declarados y que no se paga nada por ellos.
Luego Kulfas ratificó la postura del Gobierno nacional y agregó que "nuestra visión es hacer minería con un modelo inclusivo y sustentable"
En Jáchal sabemos bien que no se puede pensar en sustentabilidad cuando nuestros gobernantes están dejando que, sistemáticamente, las corporaciones mineras sigan destruyendo glaciares pisoteando la ley nacional que los protege. Saben perfectamente que de esa forma nos quedamos sin el único elemento indispensable para la vida en nuestro territorio: el agua. Y hablan de sustentabilidad aun sabiendo que cuando el agua se contamina con mercurio, los efectos en los seres humanos se ven a lo largo de las décadas, porque saben de la contaminación con mercurio que se dio durante 50 años en la población de la Bahía de Minamata en Japón... o deberían saberlo. Además, las consecuencias de la destrucción de los glaciares y del ambiente periglacial por parte de la minería hace que los efectos del cambio climático se agudicen en forma irreversible.
Ministro Kulfas ¿Dónde está el modelo inclusivo y sustentable? si somos miles, y tal vez millones de argentinos que nos estamos quedando sin agua.
Como bonus, en A24 del Grupo América (expertos en hacer periodismo obsecuente para las corporaciones mineras como Barrick), el sindicalista Marcelo Mena (que dejó indefensos a los trabajadores mineros durante los brotes de covid-19 en Veladero), aseguró que : “la Asamblea del agua de Jáchal, el Agua No Se Toca, todos los meses controlan mes a mes los puntos que ellos dicen, ¿sabes cuánta alteración hubo desde 2015 a la fecha? inclusive en el momento que se produce el derrame, cero. No hubo contaminación”.
Así habló este hombre que alardea de ser un jerárquico minero y demuestra una ignorancia supina.
Lo que dijo Mena es una gran mentira. En septiembre de 2015 el cianuro y el mercurio recorrieron cientos de kilómetros en forma superficial y subterránea, al igual que en septiembre de 2016 y marzo de 2017. Desde la Asamblea Jáchal No Se Toca, detectamos y denunciamos una docena de derrames mineros, además de los tres reconocidos por Barrick, a raíz de los resultados obtenidos por la Universidad Nacional de Cuyo de Mendoza que demuestran picos de mercurio en el río. El problema es que el Ministro de Ambiente Juan Cabandié, siguiendo los pasos del Rabino Sergio Bergman, no ha hecho nada al respecto.
Mena es un perejil, fiel servidor de las corporaciones mineras, al igual que el inútil intendente de Jáchal Miguel Ángel Vega que desde hace un año no hace los análisis de agua con la Universidad Nacional de Cuyo de Mendoza, siendo que el control de la actividad minera fue declarado actividad esencial a las dos semanas de comenzada la cuarentena. Con esto Miguel Vega incumple a sus deberes de funcionario público porque los análisis de agua son obligatorios por ordenanza, lograda a través de movilizaciones pacíficas de la comunidad de Jáchal que exigió al Concejo Deliberante de Jáchal que aprobará el proyecto denominado “Agua Segura” (aprobado mediante la Ordenanza 2694/2015).
Por otra parte, ya que estamos, lo invitamos a Rolando Graña a que venga a conocer Jáchal, y vea que después de 20 años de megaminería; no tenemos gas natural, no tenemos ni una cama de terapia intensiva, no tenemos ni una fábrica, no tenemos un centro de faena, ni un frigorífico, ni una sola industria para nuestro histórico perfil agropecuario, ningún proyecto turístico siendo que sí tenemos un potencial envidiable, pero sí tenemos una desocupación tremenda que el municipio esconde detrás de mil contratos basura, y lo peor es que nos están dejando sin fuentes de agua, no estamos teniendo agua, señor, ¿lo sabía?
En Telsen, Gan Gan y Gastre tienen todo el potencial para (si sus representantes no son como los nuestros), desarrollar verdaderas actividades productivas y sustentables. Decidan bien, no sean otro Jáchal. Escuchen las palabras adecuadas.
No le hagan caso a Kulfas, ni a ningún otro títere de los que tergiversan la realidad con falsos argumentos para que Chubut caiga en la misma trampa que el Pueblo de San Juan, que vive una mentira mientras está padeciendo una sequía nunca vista, agudizada por las exploraciones y explotaciones mineras, que son los únicos a los que no les falta el agua.
Fíjense quien habla y escuchen lo que dice, las palabras y los discursos provienen de proyectos e intenciones, quién se atreve a manipular sus propias palabras para engañar a la sociedad debe esconder algo muy oscuro en esas intenciones.
Contra el engaño de las palabras, solo la verdad de los hechos.
Quien quiera ver, que vea.
PD: Kulfas también dijo que en Veladero se está haciendo Patria, lamentablemente, para eso, ya no hay palabras.